Noticias

Endurecimiento histórico en la normativa de Aguas Residuales de la UE.

Sin categorizar — 15 de febrero de 2024

La Eurocámara y el Consejo de la UE establecen nuevas pautas para aguas más limpias y saludables, impulsando la eficiencia y sostenibilidad en el tratamiento de aguas residuales urbanas.

 

Tal y como importantes medios como El País, Climática, Aguasresiduales.info, Noticias do Brasil, Euro Cities o Europa Press han comunicado ya, en una reciente negociación, la Eurocámara y el Consejo de la UE han logrado un acuerdo preliminar para reformar la normativa de aguas residuales urbanas que no se actualiza desde 1991. Este pacto, aún sujeto a confirmación, tiene como objetivo ampliar la aplicación de las regulaciones a aglomeraciones de 1,000 habitantes equivalentes (h.e.) o más para 2035, marcando un avance significativo para el tratamiento del agua en Europa, que con la normativa actual aplica a partir de los 2,000 h.e.

Entre las decisiones clave, se ha acordado que para el año 2035, todas las aglomeraciones urbanas con una población de 1,000 h.e. o más deben implementar un tratamiento secundario (eliminación de materia biodegradable orgánica) a las aguas residuales antes de su descarga al medio ambiente. Posteriormente, para 2039, los países de la UE también deben asegurar que todas las plantas que atiendan poblaciones de 150,000 h.e. o más proporcionen un tratamiento terciario, que consiste en la eliminación de nitrógeno y fósforo impulsando la neutralidad energética y climática de las depuradoras. Cabe recordar que se estima que las depuradoras suponen el 2-3% del consumo energético global. Para 2045, no sólo se deberá garantizar un tratamiento terciario para las plantas que cubran poblaciones de 10,000 h.e. o más, sino que en estas plantas también deberán aplicar un tratamiento cuaternario de manera obligatoria para eliminar un «amplio espectro de micro-contaminantes». Este punto es muy importante, ya que la normativa actual fija el límite en poblaciones superiores a los 20.000 h.e.

Además, la nueva directiva, alineada con los objetivos del Pacto Verde Europeo, introducirá la responsabilidad ampliada del productor, que se traduce como «quién contamina paga». Este principio busca recaudar fondos para combatir los contaminantes, estableciendo así una medida clave para financiar las acciones necesarias en la lucha contra la contaminación del agua. Concretamente, serán las industrias farmacéutica y cosmética quienes cubran al menos el 80% de los costes de estos tratamientos.

Este progreso legal no solo busca garantizar aguas más limpias sino que también fortalece la vigilancia de parámetros de salud pública, como el SARS-CoV-2, microplásticos y sustancias químicas persistentes. Además, se promoverá el acceso a instalaciones sanitarias en espacios públicos para dos millones de personas vulnerables en la UE.

Este cambio normativo, sumado a la última multa impuesta por Bruselas -la más grande desde el ingreso de España en la UE- y a la denuncia de pasado 21 de diciembre ante el Tribunal de Justicia Europeo (TJUE), subraya la necesidad de soluciones eficientes en el tratamiento de aguas residuales en España. En Cimico ofrecemos distintas respuestas viables con nuestras tecnologías innovadoras, Filmath (nuestro propio simulador con un 98% de precisión) y controles avanzados propios del proceso biológico, mejorando la capacidad de tratamiento y asegurando el cumplimiento de estándares europeos minimizando los costes de inversión y operación, para lograr la ansiada neutralidad energética.

Así, Cimico quiere ser el aliado perfecto para las empresas públicas, pero también privadas, tanto en entorno nacional como europeo, que han de invertir en su tratamiento de aguas residuales con el objetivo de cumplir con los nuevos requerimientos impuestos por Bruselas. Juntos, trabajemos por unos ríos, lagos, aguas subterráneas y mares sanos para todos.